Son muchos los significados en un segundo.

Dentro del cliché de “un mar de gente”, caigo en otro cliché:
“solos tú y yo”.
Una linda realidad.

De fondo, melancólicas melodías que me han acompañado durante toda mi vida.

Así es cuando pasa a ser parte de tu vida.
No se necesita mucha explicación, con vivirlo basta.

Con esto no pasas a ser “parte de mi vida”.
Obvio que no.

Nunca lo haz dejado de ser.
Siempre haz sido parte de mi vida.
Me gusta.
Me gustas.
Me gustai.

Sin creer en nada, esto es el destino.

Para bien y para mal, directa o indirectamente, siempre haz estado presente.

Tampoco está “tan bien” que así sea, pero es una realidad que no voy a ocultar.

Sin darme cuenta, incluso han pasado años.

Nunca hemos podido totalmente separarnos.

Con nuestras historias y pasado.

Del bien y del mal.

Al final somos esto.

Solo esto.

“Solo esto”.

Todo.

El tiempo dirá y sin ser un hombre de fe, siento fe.

Esta foto se convirtió inmediatamente en una de mis fotos favoritas de mi vida.

Tiene de todo pero me quedo con nosotros.
Suenan Los Tr3s y nosotros hablando quizás de qué, pero de alguna u otra forma, siendo prioridad.
No sé mucho, pero creo que al final de eso se trata.
Este es mi lugar, de aquí no me quiero mover.
Creo que esto me esta enseñando lo más parecido a la felicidad.