Tristemente en mi vida, el comer está asociado a lo extremadamente bueno y a su total opuesto. Por lo que como soy un hombre extremista, todo es negro o es blanco. No creo en los tonos grises. Por lo cual soy un gordo gigantesco. El problema es que hace unos 4,5 años que comer está asociado en mi estrechamente a los “bajones”, ya sea anímicos (principalmente) o de drogas.
Creo que estoy en un punto realmente preocupante.
Una alza constante de kilos que ya no son tan fáciles de bajar. Pero de verdad no puedo. Obviamente esto repercute en mi autoestima y en cómo me enfrento contra el mundo.

La comida pasa a ser una especie de droga “especial”, que en verdad y de todas manera es un daño terrible desde el punto que se vea.

Trato de evitar comer durante toda la semana, pero el fin de semana me voy a lugares donde nunca pensé conocer en mi mente, que es una forma de darle tributo a esos buenos aires de paz y risa.

No puedo dejar de ser gordo. Es como que “El destino no me lo permite”. Realmente se encarga de poner comida en platos deliciosos a los cuales me es imposible decirles que no. Soy el resultado de el mejor y más dañino castigo en el cual estoy sumergido.

Por otra parte, no puedo discriminar en la comida. Siento que todo tiene su toque, su placer, por lo cual son prácticamente nulas las comidas que no me gustan. Al final de cuentas, todo es rico y eso es lo malo.

No soy de las personas que les molesta comer solo, todo lo contrario. Creo que es una forma tan personal de premiarse, conocerse, disfrutar la vida o simplemente vivir, que siempre guardo un momento especial para hacerlo.

He comido y probado platos, que nunca pensé conocer, pero las valoro y atesoro como lo mejor que me pasa en el año. Es una extraña y triste felicidad. Probablemente es eso.

Una forma de escapar, de evadir que lamentablemente con el paso de los años, es cada vez más imposible dejar atrás.

Soy gordo porque estoy triste y no hay nada en mi que me permite cambiarlo. Por muy consiente que sea, nada me hace dejar este sentimiento atrás. Es eso o incluso más.