Esta es mi segunda entrega sobre los locales que visite en Santiago “hace poco”. Este, de hecho, fue de la penúltima vez que fui a Santiago y tiene un toque a la fundación Make a Whish que no podría describir muy bien. Principalmente porque fue una sorpresa pillarme con este local, después de haber pasado toda la tarde en una clínica en la capital.

La historia parte así.

Como paso tiempos de mi vida en los cuales soy adicto a YouTube, llegue por esas casualidades de la vida al canal de “El Guzzi”, en donde después de ver un millón de videos sobre recetas (que lo más probable es que nunca haga), llegue a los videos de los Ice Cream Rolls (son varios). Incluso llegue a uno en donde él te enseñaba a hacer tus propios ice cream rolls y tu propia máquina para fabricar tus ice cream rolls.

Quede maravillado. Fue algo simplemente genial, que me llamo mucho la atención.

Ahora ustedes se preguntaran:

¿Qué MIERDA es un ICE CREAM ROLLS?

Lo voy a simplificar lo más que pueda, teniendo en cuenta que NO soy un experto en esto (en realidad no soy un experto de nada muy decente), a mí solo me gusta comer.

Los ICE CREAM ROLLS son un formato de helado creado en Tailandia que tiene forma de rollos y a mi parecer la gracia es que lo puedes hacer de cualquier cosa. ¿Qué quiero decir de esto? Que cualquier cosa comestible se puede agregar en estos helados.

La “máquina” donde haces esto funciona a menos 40°, por lo cual viertes tu base para preparar los ice cream rolls, agregas los ingredientes de lo cual quieres que sea tu helado y esperar a que congele.

Suena simple todo, pero para mí es un arte.

He visto tipos que hacen ice cream rolls de hamburguesas, pescado, de cerveza, pizza, PRÁCTICAMENTE DE TODO LO QUE SE TE PUEDA OCURRIR (mientras sea comestible) y esa es la gracia.

Ahora a contar mi experiencia.

Íbamos en familia al Patio Bellavista, solo para conocerlo, porque somos muy aspiraciones. Yo en realidad no lo conocía y como soy muy influenciable, dije obviamente que si quería ir.

Llegamos y todo muy lindo, muy para turistas y todo lo que quieras, cuando yo no buscaba nada y te vi, apareció Mist Ice Cream Roll frente a mis ojos.

Les dije a todos sobre mi obsesión con los Ice Cream Rolls y todo con cara de “Pobre tipo, se nota que no está pasando por un buen momento”, pero aun así mi padre nos invitó y wow.

Lo primero que me llamó la atención es que te preguntan con qué tipo de base quieres. A mi parecer y por lo que me he informado, esta base generalmente es una mezcla de leche condensada. No sé si este sea el caso, pero cuando te preguntan por tu base, te da a entender a que elijas un tipo de leche leche, la cual puede ser entera, descremada o sin lactosa. Bien ahí, las personas que se hinchan con los lácteos lo saben y si andas en un lugar tan fino y aspiracional, mínimo que no tengas problemas de hinchazón.

Como soy un cerdo, obviamente elegí entera.

Luego tienes que elegir un sabor para tu base. Es una amplia variedad de frutas y otros productos con los cuales obviamente se van a la segura (Oreo, Nutella, Café, etc.).

Yo por mi parte, sin ser un fanático de la Nutella, la elegí como opción.

Ahora empieza la magia.

Vierten la base y encima de esto ponen sabor. Lo empiezan a mezclar con una espátula hasta que vaya agarrando consistencia. Mezclan con las 2 espátulas y empiezan a triturar  el sabor para que se mezcle. A ratos se ve imposible o muy lento, pero pasado un determinado tiempo, agarra consistencia y cada vez se solidifica más.

Si me preguntan a mí, de verdad que lo encuentro un arte.

El proceso sigue hasta el punto en que ya se vuelve una masa muy delgada y pareja que ya está solidificada. Cuando esto ocurre, con las mismas espátulas que juntan empiezan a sacar esta mezcla desde la base congelada, por lo cual queda una especie de bizcocho congelado, muy rico y agradable al paladar.

De la mezcla que hacen, salen entre unos 6 a 8 rollos de helado, los cuales los ponen en un recipiente y en Mist Ice Cream Roll le puedes agregar un topping que va sobre el helado. Hay vario ingredientes que van desde la granola, galleta Oreo o chips de Chocolate. En este caso yo le puse marshmallow.

Por si fuera poco y para finalizar, lo puedes bañar con estas típicas salsas para helados, por lo cual como no me andaba con chicas y tenía una pequeña depresión post salida de la clínica, decidí bañarlo con salsa de manjar.

En el papel se ve algo muy dulce y realmente grotesco de comer, pero créanme que disfrute cada puta cucharada de este postre.

No tengo nivel de comparación de este postre, pero créanme que la atención, la elaboración y el trato fueron de muy primer nivel, por lo cual no tendría nada malo que decir. Insisto, disfrute este helado como si fuera mi último deseo antes de morir. Realmente sorprendente y algo que a ojos cerrados repetiría.

Si tiene la oportunidad de probarlos, HAGALO NO SE VA A ARREPENTIR y créame que lo va a disfrutar. Si se da la oportunidad y en un nuevo viaje a Santiago puedo hacer esto, lo volvería a hacer una y otra vez hasta que me de un coma diabético.

Eso amiguitos, espero que disfruten esta reseña porque la estoy escribiendo del año pasado y ya estamos en Febrero.

Más información en el sitio web de Mist Ice Cream Roll