Nunca he sido muy fanático del café en general, de hecho encuentro muy triste que estemos acostumbrados al Nescafé para el uso diario y con 5 cucharadas de azúcar. Siempre me he cuestionado eso. En realidad no tiene mucho sentido, pero siento que está en la idiosincrasia del chileno medio, quizás por lo mismo, cuando tengo posibilidad de comer un pedacito de torta amor en algún local, lo pido con una tacita de café espresso, así como dándome un lujo, cuando en realidad estoy escondiendo mucha ignorancia en cuanto al tema del café y ahogando mi tristeza en la comida.

Independiente de esta decadente historia que acaban de leer, ahora seguirán leyendo una historia más triste, corta y decadente sobre un tipo que sabe muy poco sobre el café, así que pido disculpas si alguien se siente herido frente a tanta ignorancia.

Por esas casualidades de la vida me topé con una nueva variedad de café Corsini y en otro formato, un Corsini Intenso y en capsulas.

El proceso es muy simple, abres la máquina, ingresas tu capsula y si el agua está caliente, sale de inmediato tu café, sino debe calentarse el agua, pero el proceso es tan rápido, que no te demoras más de 5 minutos si el agua esta fría.

El café la primera vez que lo probé me dejo un gusto extremadamente amargo en la boca y sinceramente no me gustó mucho, pero le di un par de nuevas oportunidades y termino por convencerme, moderadamente. Cuando te sirves el café, se forma una crema medianamente espesa, lo cual habla muy bien de este formato, tomando en cuenta que no contamos con una máquina que cuente con toda la presión que se necesita para hacer un espresso. En cuanto al sabor, lo definiría entre suave ácido y amargo medio – alto. No está nada mal por el precio, pero creo que falla en que tiene muy poco olor, cuando personalmente de las cosas que más me gustan del café, sobretodo del espresso, es su intenso olor que penetra fuertemente mi nariz.

En resumidas cuentas, en primera instancia no me gusto, pero con el paso de los días, termino de convencerme entre un 30 y un 40 por ciento. Si bien no hay un precio oficial en Chile, estuve investigando y son capsulas muy baratas, por lo cual conozco a gente que compraría estas capsulas para darse el lujo de tomarse un café italiano diario. Si me pregunta a mí, no invertiría en este tipo de formato por lo menos en estas capsulas, pero como saben, hay de todo en la viña del señor.

Como último dato, se sabe que la taza de espresso es chica, pero creo que en estas capsulas es extremadamente poco, por lo cual no se ponga a llorar cuando vea recién servida su tacita de café y como consejo, no se les ocurra re-ocupar una capsula para servir otra taza, llega a salir hasta olor a quemado.