Hace un tiempo atrás, mi papá que sabe mis cualidades de patachero y angurriento, me pregunto si conocía “La Mechada Penquista” y yo le dije que no. Fue ahí cuando me conto que tenía publicidad inserta en un medio regional y desde ahí mismo me entro el bichito, pero nada más que eso.

Me llamo la atención que se apellidara “Penquista”, pero teniendo en cuenta lo bien catalogada que es la Fuente Penquista (y con justa razón), era como obvio. Oportunista, pero obvio.

La semana pasada, investigue más del tema y tuve que hacer la pega. Como no tenía idea del local y debía hacer una “celebración” express, encontré preciso ir a probar que tal iba la cosa. Cuando di con la dirección, lo primero que me llamo la atención es que era “El 21 Sándwich”, solo que ahora se llama “La Mechada Penquista” (asumo que son los mismos dueños). En resumidas cuentas, es el mismo local solo que con un nombre distinto (a mi parecer, solo cambiaron el letrero, cambiaron el nombre de algunos productos de la carta y seria).
Ingreso al local y es como la típica fuente de sodas con el maestro planchero “a la vista de todos”, con una gran barra, un par de mesas y televisión ambiental con canales de música latina sonando que yo nunca había visto antes. Mire la carta y si bien había de todo para patachar, fui por la famosa Mechada Penquista y a esto le agregue una bebida.

Me senté en la barra y otra cosa que me llamo la atención fue lo sucio que estaba el piso en la cocina. No sé si fue un mal día o fue un mal horario, aunque ninguna de las 2 es justificable. Si quieren tener un local con el maestro planchero a la vista de todos, mínimo un poco de higiene en todo esto, hasta el vidrio (o plástico) que cubría el área de trabajo del planchero estaba sucio y encuentro que eso habla mal del local, obviamente porque está a la vista de todos.  No les estoy pidiendo que uno pueda pasar la lengua al piso, pero sí que no se le vean manchas. Independiente de esto, entregue mi ticket y llego mi orden en un tiempo breve.

Podría resumir a “La Mechada Penquista” como pan con carne mechada, queso caliente y cebolla caramelizada.

¿Qué tiene de penquista?
Aún lo estoy buscando.

Reconozco que la mezcla entre carne mechada y queso caliente estaba rica, pero una vez que pasa esto, es solo carne con queso y cebolla. Cebolla que no estaba nada de mal, pese a que encontré que era un poquito mucho en cantidad. Independiente de esto les puedo asegurar que no se me repitió, pero encuentro que este sánguche ensucia lo que ahora uno asocia a “penquista”.

Los aderezos que había se notaban que eran marca ACME, porque el amarillo de la mostaza era casi radiactivo  y el kétchup parecía más mermelada de tomate, lo cual me da a pensar que si el local ahorra en esto, la calidad de los productos no debe ser muy buena.

El sánguche cumple con su misión de alimentar, pero TODO está muy al debe. Si bien no me molesto, pudieron haber aprovechado todo mucho mejor, partiendo por la ubicación, que está en el centro mismo de Concepción y a 2 locales de la sanguchería JUAN&PE, lo cual indica que por un poco más de plata, puedes comer mucho mejor. El intento por renovarse quedo solo en eso y si nos vamos en esa, mejor hubieran seguido vendiendo completos 2×1 como lo hacían antes.

Que si lo recomiendo:

Personalmente no se lo recomendaría a nadie, porque si bien el local estaba prácticamente vacío (no habían más de 6 personas en total), no tiene un sello característico acorde con el tremendo nombre que tienen ahora, es más, solo es nombre porque el local personalmente no es ninguna institución dentro de la región y encuentro muy pobre querer agarrar la “moda” de lo penquista, pero no estar a la altura, ni a los talones en cuanto a calidad, limpieza ni sabor, no representa en nada una verdadera MECHADA ni mucho menos lo PENQUISTA, de hecho yo la renombraría como “La mechada penquita”.

Ubicación: