Este domingo 14 de junio pasan 2 cosas importantes:

1.- Chile juega el primer partido de la Copa Confederaciones contra Camerún a las 14:00 horas.
2.- Es el día del padre.

Por ende, me imagino que Chile entero va a oler a asado, porque es el panorama ideal para un día especial acompañado de un partido de La Roja.

Por esto mismo, me mandaron a comprar carne a “Carnes Kar”, la carnicería favorita de mi papá. Como soy muy obediente y para evitar la lluvia, fui el viernes antes del día del padre y fue una muy grata experiencia.

Entrar a la carnicería llama la atención, principalmente por lo grande que es y porque está rodeada de exhibidores de carnes, en donde encuentras pollo, cerdo y vacuno, en todos los cortes posibles, incluyendo interiores para los más valientes. El local es extremadamente limpio, tanto por dentro como por fuera. Me ha tocado ir a comprar carne a supermercados en donde todas las vitrinas están llenas de sangre seca e incluso moscas, donde incluso he peleado con los carniceros para que tiren a la basura esos trozos de carnes donde se ha posado la mosca. Este no es el caso, insisto, todo lo contrario.
Detrás del mostrador hay una gran cantidad de carniceros dispuestos a atenderte. Se nota que son bastante expertos o que por lo menos los tienen muy bien instruidos. Cuando me preguntaron ¿Qué quería? Les pedí mi corte y le conté que era para la parrilla. El carnicero automáticamente al tomar la carne le saco una buena cantidad de grasa, luego me pregunto ¿Qué tan grueso quería mi corte? dejando mi carne lista para la parrilla, muy bien fileteada. Todo este proceso fue muy rápido y muy fluido.

Además de vender carne, tienen panadería y rotisería. Por lo mismo compre pancito para tomar once. Pensando en que sería un pan sin mucha gracia, traje pan francés y hallullas. Ya tome once y puedo asegurarles que el pan que venden ahí es bastante rico. Por lo cual si vas a hacer un asado, en Carnes Kar puedes encontrar lo necesario para además de comprar la carne, puedas comprar lo necesario para hacer la previa con choripanes, con un pan francés extremadamente crocante y muy rico. Como bonus, la panadería la tienen ahí mismo, a la vista de todos, incluso cuando mire para ver “¿Qué onda?” los panaderos me tiraron la talla.

 

Una vez elegida la carne y el pan, fui a pagar. Existen 3 cajas y me parece más que bien, principalmente porque es la primera vez que voy a una carnicería en donde tengan más de 1 caja. Esto es obvio, porque se nota que es una carnicería en la cual transita mucha gente y todo el proceso, desde la compra a pagar fue muy expedito.  Incluso antes de comprar la carne me di cuenta que no andaba con efectivo, por lo cual pregunte en caja si aceptaban tarjetas y me dijeron que tenían para débito, así que ningún problema.

Ya cancelado mi pedido, fui a retirar mis productos  y todo muy bien. Realmente salí contento del local, porque al ser la primera vez que ingresaba a Carnes Kar, salí con una sonrisa en la cara porque me atendieron muy bien y rápido, solo deseando que llegue rápido el domingo para prender la parrilla.

Ahora falta que llegue el domingo, sacar la parrilla, prender el carbón y empezar a hacer la previa para ver Chile – Camerún.

¿Qué si lo recomiendo?

A ojos cerrados. Desde hace un par de meses es la nueva carnicería familiar.

Lo bueno:

El local en sí y la atención. Solo venden carne categoría V. Además venden entrecot, corte que no en todas las carnicerías venden.

Lo Malo:

Si bien no me demore casi nada en comprar, igual se extraña un dispensador con números de atención, porque nunca falta la gente que se aprovecha.

A mejorar:

No me fije si vendían carbón, pero solo eso les faltaría para que tengan el kit de asados necesario para cualquier carrete.
Le pregunte a mi papá si de todas las veces que ha ido, le ha tocado alguna degustación y me dijo que no. Raro, porque no existe carnicería buena que no tenga degustación de sus productos.

Ubicación: